Frases de cine y televisión:

domingo, 3 de agosto de 2008

Crítica: Antes de que el diablo sepa que has muerto (Before the Devil Knows You’re Dead)


Dirigida por Sidney Lumet nos encontramos con un film independiente, veloz, agrio y agresivo. Con excelentes interpretaciones entre las que destaca Philip Seymour Hoffman. Un fin que aprovecha las propiedades del montaje y de un reparto coral para aumentar la intriga y humanizar la historia.

SINOPSIS:

Desesperados por conseguir dinero fácil, dos hermanos de clase burguesa, Andy, un ambicioso hombre de negocios casado con una mujer florero y adicto a la heroína, y Hank, cuyo sueldo se va casi íntegramente en pagar la pensión de su ex mujer y su hijo, conspiran para llevar a cabo el atraco perfecto: atracar la joyería de sus padres en Wetchester, Nueva York. Nada de pistolas, nada de violencia, y nada de problemas. Pero cuando su cómplice decide no cumplir las reglas del juego, las cosas no salen como ambos se esperaban.

CRÍTICA:

Un excelente trabajo que se sobre sale de muchos otros films. Nos encontramos con una película con un reparto coral, con actores de la talla de Phillip S. Hoffman, Ettan Hawke, Albert Finney y la atractiva Marisa Tomey, y de carácter muy literario ya que cada vez que cambia la perspectiva de la narración el montaje nos revela el cambio con shocks perceptivos que hacen que el cambio de perspectiva sea lo más notorio posible.

El guión es duro y despiadado, nos encontramos con una película muy agria que no está concebida para pasar el rato. Pero como todo guión siempre puede haber cosas que cambiarías y yo por ejemplo creo que la película nos ofrece demasiada información.

Cuando yo voy a ver una película que considero como literaria espero que se me deje interpretar cierta información, es decir, que me gusta ser yo quien complete algunos huecos que no se muestran en la película. Quizás se tomo la decisión de que el espectador ya estaba sometido a bastante presión teniendo que ordenar los hechos Lumet se decantó por mostrar toda la información que el guión le ofrecía. En este aspecto hay un fallo que el montaje está realizado de tal forma que no cuesta organizar mentalmente los acontecimientos y se podría haber jugado mucho más con la expectativa de los espectadores. Por ejemplo hay sobre la mitad de la película una conversación entre Andy y su padre y en esa secuencia aunque se dicen datos que podrían parecer importantes creo que se da un exceso de información al espectador y que bien podrían haber cambiado el punto de vista en esa secuencia para que no tuviéramos supiéramos todo lo que se dice y aumentar considerablemente la intriga.

La iluminación se puede decir que tiende a ser muy natural aunque en ocasiones nos ofrece de situaciones con luz muy dura, generando muchos constrastes. Por lo demás es tiende a ser lo más realista posible. Un trabajo muy bueno del director de fotografía Ron Fortunato.

La música esta a la altura aunque tiende a ser sencillamente convencional. Poco más se puede decir del trabajo de Carter Burwell.

Con respecto a la fotografía y al sonido las secuencias de disparos son sencillamente magistrales. Sobre todo en los momentos en los que dispara Andy. En las secuencias en las que el dispara nos encontramos que el hecho de disparar es un acto completamente brutal, trágico, esquizofrénico y, curiosamente, íntimo. Pero para conseguir escenas así todos las personas que forman la película deben estar perfectamente coordinadas y tienen que trabajar como uno sólo. Así pues es un excelente trabajo de dirección por parte de Lumet que tan sólo me ha dejado con mal sabor de boca por el exceso de información que el guionista Kelly Masterson nos ofrece.

CLASIFICACIÓN: 8,8